Hospital Sant Joan de Déu
Partager pour avancer

La secuenciación masiva: una herramienta genética de gran utilidad para avanzar en el estudio de las laminopatías

Fragmento de ADN
Jeudi, 22 novembre, 2018

Hoy en día se conocen más de 150 patologías neuromusculares (en inglés NMD de Neuro-Muscular Diseases), un grupo amplio de enfermedades raras neurológicas cuya principal característica es la pérdida de fuerza muscular. Afectan a menos de 1 por cada 2.000 individuos y en su gran mayoría son congénitas, es decir, se heredan de los progenitores. En este sentido, su naturaleza genética es muy diversa y esto hace que los registros de información clínica no lleguen a tener estándares relevantes para hacer frente a dicha diversidad a la hora de desarrollar dianas terapéuticas y definir cuidados. 

Con el aumento de los conocimientos científicos en el ámbito de la genética, se abrió una puerta a la comprensión de estas dolencias y comenzó a vislumbrarse un escenario donde los diagnósticos eran cada vez más certeros. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer, ya que en muchas tipologías de NMD no se han identificado aún los genes responsables de la degeneración neuromuscular o, en el mejor de los casos, los genes identificados, asociados con estos trastornos raros, son demasiados y esto hace que el diagnóstico molecular exhaustivo sea un proceso demasiado complejo. En los últimos años, una de las técnicas genéticas que más están aportando al avance en el estudio de las NMD es la llamada secuenciación masiva (o Next Generation Sequencing-NGS en inglés). La aplicación de esta tecnología permite realizar análisis genéticos simultáneos de genes en un tiempo reducido y con un coste menor y detecta variantes de nucleótidos y otro tipo de mutaciones que hasta el momento eran muy complicados de identificar.    

Dentro de las NMD existe un grupo de patologías, las laminopatías, que están caracterizadas por la alteración en el gen LMNA, el cual codifica la proteína lamin A/C. Esta proteína pertenece a la familia de las láminas, indispensables para el mantenimiento de la estructura del núcleo celular. Hasta la fecha se han identificado más de 500 variantes patógenas del LMNA, que afectan en su mayoría al músculo esquelético, al cardiaco o a ambos de manera simultánea. Eso desemboca en cardiopatías y en ocasiones en muertes súbitas antes que se realice un diagnóstico. Con el fin de depurar el diagnóstico precoz de estas enfermedades, el Centro de Genética Cardiovascular y el Hospital Sant Joan de Déu han diseñado y validado un panel de secuenciación masiva que incluye más de un centenar de genes asociados a patologías neuromusculares. Hasta ahora se han podido analizar a más de 25 familias con algún miembro afectado por distrofia muscular asociada a LMNA, la mayoría de ellos niños que también padecen alteraciones cardiacas graves. El proyecto ya ha comenzado a dar sus frutos, pues se han identificado ya distintas variantes del gen LMNA así como otras modificaciones genéticas. Los resultados de este estudio servirán para abrir nuevas vías de investigación en el diagnóstico y tratamiento de las laminopatías y permitirán en un futuro poner en marcha ensayos clínicos personalizados. 

Acceso a la fuente:
Revista Genética Médica 

Dernière modification: 
26/11/2018